Si quieres comer carne de Wagyu, visita estos 5 restaurantes en Osaka

Los japoneses tienen una pasión por la carne de vaca, no solo han cultivado la mejor carne de wagyu del mundo, sino también han llevado la comida de vaca a un nivel divino. ¿Cómo comerla? ¿Dónde comerla? A continuación, te recomendaremos restaurantes especializados en wagyu en Osaka.

La Casa de Pájaros de Kitashinchi

Aquí, el bistec es una maravilla: crujiente por fuera, tierno y jugoso por dentro, con capas y una textura suave. El secreto radica en un horno de alta calidad y único en Osaka.

Corte de carne y canto de cocina

Este restaurante de alta cocina de wagyu se encuentra arriba del edificio Hips cerca de la estación de Namba, con una ubicación muy conveniente y un ambiente elegante y tranquilo. El restaurante ofrece la famosa marca de wagyu de Otsukagyu, conocida por su carne tierna con menos grasa y excelente sabor.
Casi todas las personas que pasean por Shinsaibashi pasarán por este edificio de estilo nostálgico situado en la intersección de Dotonbori y Midosuji, pero la mayoría no se dará cuenta de que es el famoso negocio centenario "Hariju". Se dice que "Hariju" tiene un estatus supremo en el corazón de los habitantes de Osaka, ya que su carne de res es de rango A4 o superior y toda proviene de vacas madre seleccionadas por su ternura y aroma.
Hisho se originó en Sendai, famoso por su comida de lengua de ternera, y ha estado fundado durante 40 años. Cada lengua de ternera se selecciona estrictamente y se procesa cuidadosamente en nuestra propia fábrica para mantener la frescura de los ingredientes al máximo. Con estas condiciones rigurosas, nuestro plato principal de lengua de ternera ha mantenido su posición de liderazgo en el mercado de alimentos hasta ahora.
Se dice que cada vez que el establecimiento recibe un suministro, es una vaca hembra de Nara que se ha adquirido entera, por lo que no sólo se consigue una carne fresca a precios razonables, sino que también se puede disfrutar de partes raras de carne de vaca. Los platos clásicos como la panceta de cerdo y el filete de hombro son imprescindibles, pero también hay que probar partes poco comunes como la carne de mejilla de vaca y la carne del diafragma inferior.